Facial Células Madre

Facial Células Madre

El rostro es una de las áreas más visibles de nuestro cuerpo y de las que se ve más afectada cuando se va disminuyendo la capa subcutánea de tejido adiposo.

En consecuencia, la piel pierde elasticidad y se ve arrugada. Con el tiempo, el rostro pierde sus dimensiones  y toma un aspecto caído. Un tratamiento de rejuvenecimiento facial con células madre ayuda a combatir estas molestas consecuencias del paso del tiempo.

Las células madre poseen la capacidad para convertirse en cualquier tipo de tejido, con esto podemos regenerar zonas deterioradas o desgastadas por la edad; por ello el tratamiento facial con células madre cuenta con la ventaja de no sólo actuar en la superficie de la piel, sino además reparar los tejidos más profundos.